jueves, 14 de enero de 2010

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Me examino las sombras
como buscando algún tumor,
un eje
del mal, un cable suelto...

todo sigue en su sitio, al menos
en el que siempre han ocupado:
el miedo entre las muecas,
el deseo en el salón de atrás.

Pero el amor mudado de los ojos
a las palabras
resuena como en un eco estéril,
porque una página fueron sus veranos de Marsella.

Mañana, si quizá ella pintara
sus labios, su camisa roja y negra a cuadros,
y su diadema.
Quizás entonces yo parecería yo

(aunque siguiera sin reconocerme)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada