jueves, 22 de octubre de 2009

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

los mismos dientes
de una sonrisa blanda que es un mundo todo,
son plomo, picos, sierpes de metal,
herida aguda de una ausencia.

sexo y comida rápida,
tardes de sol heladas en fotografías...
y todavía se enrojece tu cabello al sol
como el infierno quehoy creamos.

¡con qué distancia te disfruto,
lejanamente!
tan lejos que pareces no exsistir
en lo más hondo de tu nombre.

mas yo te invento
como la sed inventa mares de agua dulce
y un cuerpo en sus orillas,
cuando la noche y la pereza dejan una lengua agrietarse,
como si no llorases:
ojos tan solo, fijos en la vida,
ojos que dicen un silencio enamorado.

y de crearte creo en ti,
no te padezco,
me compadece anochecer manchado.

Mentira tú y tu amor,
pero tan cierto.

Tan alta es la mitología nuestra, que hoy nos salva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada