domingo, 12 de julio de 2009

Fue junto a una farola rota,
tumbada por el automóvil de un borracho
en un todoterreno.

Una pared helada de ladrillos viejos
y el foco
de moribunda luz iluminando sus rodillas.
Era de noche y cada cual buscaba su pinchazo.

Yo siempre la he buscado así,
siempre en la brecha, atravesando
esa nocturnidad endeble
de gritos de canciones vacías.

Gemía y me apartaba.
Buscaba mi petaca en el abrigo.
Y me mordía justo en medio de la tierra,
mientras la luna retrasaba los asesinatos.

Me gusta recordarla así,
frente a los focos blancos de automóvil,
contra paredes de ladrillos y en muros
que peinan sus cristales en el vientre de los gatos,
blanquísima como un reflejo.

Ya no preguntarás entonces
por qué te digo a veces que de veras necesito
emborracharme.
Es el alcohol sin duda quien nos hizo tan valientes.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada