viernes, 3 de julio de 2009

repíteme esa historia, la de siempre,
la de la eterna juventud de ser felices,
la del infierno de tu sexo y de tus sienes
donde se van asando las perdices.

repíteme la noche,
la posturita, el coche y la canción,
contar amantes sin hablar de amor
y miénteme otra vez y sigue, roce

con roce, nota a nota, cremallera
y mala cara, ahora sonríe otro segundo:
podrás quedarte otros tres días.

quizás hablemos de la sal o de la arena,
de cómo va acabar el mundo -puto mundo-
de que lo nuestro es otra porquería.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada