sábado, 22 de agosto de 2009

los cuerpos mienten, sé que se ilusionan
como niñitos
que miran unicornios
de helio.
porque los cuerpos son sencillos
no quieren comprender la vida,
se engañan con la telaraña del deseo.
Y no hay un cuerpo más hostil que el propio
ni más hermoso que el amado.
y se tortura,
se deja torturar porque no conoce el odio,
y se deforma para
hablar con el invierno y con su copa
de vino amargo:
y comprende del amor
lo que amor no entiende de los cuerpos,
lo que el tornado ignora de la arena.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada