miércoles, 19 de agosto de 2009

Un eco conocido sostiene sobre el aire
a otro eco, más carnoso.

Un eco
que es casi un parque,
un tímido jardín de invierno, ramas
raquíticas pintando la temperatura.

Casi es la flor y casi el banco público
donde a las horas de los ciegos
y de los cuerpos mutilados en la luz del sol,
adolescentes
ajenos
ensayan con los labios un amor de plástico.

Un eco,
casi es la muerte de tu nombre al olvidarse.
Hoy que me dueles más,
sin duda,
es el amor mejor
y más sencillas las heridas.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada