domingo, 21 de junio de 2009

esta pena me repugna y me recuerda a ti,
te trae y te lleva de la mano
como un papel sin voluntad en medio del tornado.
alzo los brazos y recojo oscuridad,
y me zambullo en los simulacros de ser feliz
porque aún existes.
me hundo por los ángulos que practican ciertas sombras,
intento otra ciudad, reconocible y gris
como tus muslos.
esta ciudad no se hizo con tus ojos
y anochece con sus parques públicos cerrados.
el mediodía enfermo y amarillo
con su camisa de domingo bien planchada,
la gente que huye del hogar con sus mascotas...
parece absurdo no estar ciego

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada